lunes, 15 de febrero de 2016

Big Culo Day 2016: Culos Asombrosos


¡Feliz Big Culo Day!

Como cada año desde 2010, nos sumamos al evento comiquero al que nos invita Jotacé desde su blog, para tomarnos por un día las cosas con humor y frivolidad.

Y de nuevo dedicamos esta ocasión a una superheroína de fuerte carácter, como en las tres ocasiones anteriores. ¡Y qué mujer!

Se trata de una princesa, pero de las de armas tomar; la Princesa Diana: ¡Wonder Woman!

Wonder Woman es la mujer fuerte por antonomasia del Universo DC. Nacida en la Isla Paraíso, ocupada por las Amazonas, y entrenada como guerrera, se lanzó a descubrir “El Mundo del Hombre” al alcanzar la madurez, contando con su Lazo de la Mágico de La Verdad y unos brazaletes capaces de repeler cualquier arma. Más adelante obtendría un fabuloso y muy pulp Avión Invisible, que le permitiría seguir a su adorado Superman, de quién se enamoró nada más conocerlo.

O algo así. Porque verán, yo no he sido nunca muy DeCeíta; y eso es un grave hándicap, puesto que el Universo DC ha estado formado por diferentes Tierras en diferentes universos, en las que existían diferentes versiones de sus principales héroes, creando un buen embrollo respecto al quién es quién. Tan grave es el problema, que la editorial ha acometido de forma cíclica purgas de personajes, reinicios enteros de sus historias, en parte para poner un poco de orden, y en parte también para dar la oportunidad de engancharse a nuevos lectores, que de otra forma se acercaban a un grupo de series fuertemente interconectadas, a la que resulta difícil acceder.

Como en post anteriores del Big Culo Day, concretamente en los dedicados a Ms. Marvel y Spiderwoman (magníficas entradas, valga la inmodestia; no se las pierdan), he pretendido hacer una relectura cómica de los orígenes del personaje, pero me ha sido imposible. ¡Esta mujer es perfecta! No hay manera de sacarle punta al tema; así que en su lugar les comentaré mi cómic favorito de todos los tiempos de Wonder Woman… que resulta NO SER un cómic de Wonder Woman.

Mi primer y principal referente sobre la figura de Wonder Woman es el fabuloso All-New Collectors’ Edition de 1978, en el que Superman y Wonder Woman se enfrentan durante la 2ª Guerra Mundial.

Se trata de un cómic espectacular por muchas razones, que soy incapaz de recordar cómo llegó a mis manos en su edición española de la editorial Bruguera de 1980; imagino que me lo topé en un mercadillo, y quedé atrapado por el espectacular dibujo de José Luis García-López. Es tan bueno que incluso en cierta ocasión, por motivos que no viene a cuento comentar, realicé un análisis de una de sus páginas dobles. Pueden leerlo aquí (en inglés) en nuestro tumblr, si tienen un rato.

Pero resulta que la historia también es muy robusta, con guión de Gerry Conway.

Como he dicho, la historia se sitúa durante la 2ª Guerra Mundial, y empieza nada menos que con Superman abatiendo unos aviones japoneses e inhabilitando un submarino del mismo ejército, para proteger un portaaviones americano. Tal vez algunos se acuerden ahora de todas aquellas críticas que recibió la GENIAL! Man of Steel por el hecho de mostrar un Superman que se despreocupa del caos y las muertes a su alrededor mientras lucha con el malo, y particularmente por asesinar a este con sus propias manos (por cierto: SPOILER). Quizás algún defensor de ese coprolito quiera apoyarse, por ejemplo, en la escena que acabo de describir para defender la película, porque "Superman también mataba en los cómics". ¡Pues NO! Resulta que los aviones eran pilotados por “una especie de máquinas calculadoras”, en palabras del propio Superman; y respecto a los tripulantes del submarino, Superman se asegura de que ninguno sufra daños, y que sean recogidos por el portaaviones. Así que nada de muertes gratuitas por aquí; circulen.

Después la historia salta a Wonder Woman, que tras enfrentarse a unos terroristas suicidas nazis en Washington, rescata nada menos que a Albert Einstein de ser secuestrado por unos espías, suponemos que leales a las fuerzas del Eje.

Como todo esto le parece más bien raro, utilizará su identidad civil como miembro del ejército americano, para acceder a unos archivos secretos en los que descubrirá el Proyecto Manhattan y el poder destructivo de la bomba nuclear que los USA están investigando.

Esta revelación la llevará a atacar un edificio en Chicago en su afán de impedir el desarrollo del arma nuclear… lo que conducirá al inevitable enfrentamiento con Superman.

Después también aparecen superhombres del Eje: una superhombre alemán, barón para más señas, que se distingue por su máscara al estilo de Iron Man; y un samurái enviado por los japoneses, con una poderosa katana.

Por no hablar del cameo de algún otro personaje histórico, para acabar de caracterizar la ucronía.

Un cómic espectacular, que me sirve de excusa para celebrar este Big Culo Day con algunas imágenes de la bella Wonder Woman. ¡Que pasen un buen día!

¿Qué...? ¡Ah, los culetes! A continuación, pillastres.


No hay comentarios: